Poli de Guarderia y su gran éxito con Schwarzenegger a la cabeza

En referencia a la envestidura de Arnold Schwarzenegger, una película recordada de él podría ser tranquilamente alguno de los grandes y taquilleros largometrajes de acción que ha protagonizado, pero no. En Poli de Guarderia, se vio una faceta diferente y efectiva del musculoso actor de Hollywood. 

Los productores buscaron encontrarle una vuelta a su capacidad actoral. En vez de ponerlo mano a mano con peligrosos rufianes y enemigos, Arnold terminó poniéndose cara a cara con los más chicos, para protagonizar un film muy peculiar. 

Fue un argumento -en ése entonces- muy original para el mercado. Luego, se reutilizó con figuras de similares características, como son los casos de Vin Diesel y Dolph Lundgren, tratando de lidiar con los niños del mismo modo que Schwarzenegger. 

La película resultó divertida y conquistó al público. Las recaudaciones fueron realmente buenas (doce veces más que la inversión inicial). Iván Reitman, su director, no logró una aceptación unánime en la crítica, ya que varios la calificaron de extremadamente simple. A pesar de ello, también se señalaba su efectividad al momento de ser una comedia de altura. 

En aquellos tiempos, la agenda de Arnold Schwarzenegger era tan ajustada que debió aprovechar un día de descanso para poder rodar el tráiler de lo que sería la secuela.